Cómo Comprar Clientes

comprar clientes

Cómo comprar clientes es una pregunta que nunca nos hacemos.

Muchas veces al emprender empezamos al revés, no tenemos la culpa, así aprendimos y las malas mañas no son fáciles de superar.

Por ejemplo, una muy común y mala práctica es que nos “inventamos” una solución y luego salimos a buscarle el problema, ¿se te hace familiar esta situación?

Otro ejemplo, para emprender levantamos toda clase de recursos, tecnología, equipo humano, diseño e imagen, incluso hasta mobiliario, compramos de todo, pero nunca, por ningún motivo se nos ocurre “comprar clientes”, claro porque nuestro cerebro dice: si montamos toda esta historia es para que nos lleguen clientes y obvio, para que nos paguen.

Lo anterior están bien, pero por ahí no es la cosa, debemos COMPRAR CLIENTES, esa es toda la verdad!

Necesitamos que nos conozcan en primera instancia, de lo contrario nunca lograremos vender.

¿Cómo Comprar Clientes?

Si hemos creado un producto o un servicio es para servir a alguien, bien sea una persona natural o a una compañía, pero lo hicimos para superar desafíos, así que la ecuación es más bien simple: busquemos a esas personas o compañías para quienes hemos creado una solución y démosles la mejor versión de nuestra oferta y gratis. 

¿No te queda claro? te explico con un ejemplo gráfico.

Cuando vas a comer a un asadero, desde la entrada sin que te pregunten nada te dan una porción (en mi país se le llama la famosa “pruebita”) que no solo es generosa sino deliciosa, de hecho es la más rica de todo el menú y te la dan totalmente gratis, no cabe la menor duda que una vez que la pruebas tu cerebro te confirma que ahí es donde quieres estar y eso es lo que quieres recibir.

Esto mismo debería suceder con nuestras ofertas, deben ser las más generosas y las más “exquisitas”, que sea casi irresistible para un cliente decir no.

Piensa en esto, debes dejar la sensación en tu cliente (ese sabor en la boca) que se haga preguntar, ¿“si esa es la muestra gratis, cómo será la versión paga?”

Si eso fuiste capaz de hacer por él sin pedirle nada a cambio, cómo será el resultado cuando te pague por estar jugando en su equipo, en ese instante podrás llenarte de orgullo y decir, “tengo una oferta irresistible”.

Seguro te preguntarás cómo puedes aterrizar este concepto a la realidad, pues es algo relativamente fácil.

Acércate a tan solo 10 clientes ideales y regálales tu oferta, así tal cual, sé que no es cómodo para tu cerebro pero de eso se trata el concepto de Comprar Clientes.

Dales la mejor  versión de tu oferta y de paso aprende del proceso, desde que tuviste la idea y emprendiste siempre quisiste clientes, ahora los vas a buscar, pero además vas a aprender cómo es tu puesta en marcha en realidad, podrás descubrir lo que en el imaginario estaba y que la realidad va a validar.

Esos 10 clientes gratuitos tienen un poder increíble, dado el caso que seas un total éxito, ellos han de comentarlo con al menos 40 personas, que a su vez le dejarán saber esa experiencia a otros 30 más y ellos mínimo a 20 más, en total habrás tenido un impacto directo e indirecto de 100 personas, las cuales serán tus primeros embajadores, habrás comprado 10 clientes los cuales el 50% se convertirán en clientes pagos en un mediano plazo, los otros serán tus caballos de troya que cabalgarán por ahí dejando tu buen nombre en el campo.

¿Tiene sentido para ti? 

¿Estás dispuesto a comprar clientes o prefieres esperar a hacerte famoso y millonario por el solo hecho de tener una oferta bonita?

¡La vida no es de buenas intenciones sino de resultados!
Tu valoración es muy importante
4.9/5

Cómo Perder el Miedo a Emprender

Miedo a emprender

Si entendemos cómo funciona el miedo a emprender podemos anticipar los efectos que produce en nosotros, identificarlos, anticiparlos y superarlos.

Empecemos por identificar dónde se ubica el miedo: 

Se encuentra en el cerebro reptiliano, el cual tiene como objetivo protegernos de toda amenaza externa y lo hace obligándonos a huir o a atacar. Es el que controla nuestros  comportamientos y pensamientos instintivos para sobrevivir.

Hay dos principales tipos de miedo a emprender:

1- El miedo que paraliza

Este miedo tiene una función en particular, evitar que tomemos acción a emprender, mantenernos quietos, paralizados; la razón es simple: lo que no se mueve no se expone y lo que no está expuesto se preserva. El cerebro reptiliano cumple su objetivo y usa el miedo como herramienta de protección.

¿Cómo enfrentar el miedo paralizante?

 

Una de las formas para superar este miedo, se realiza mediante el siguiente cuestionamiento: ¿A qué le estoy teniendo miedo? – A la respuesta que des, simplemente refútala, contradícela, es difícil, sí, pero hazlo bajo este principio: 

El 90% del miedo son imaginarios que elaboras en tu mente nunca llegan a hacerse realidad, es el producto de una parte de tu cerebro que está trabajando para protegerte, esos miedos están en la mente y no en el exterior, a menos que tengas a un tigre frente a ti, en este caso la pregunta sería: ¿Qué carajos has hecho para estar expuesto frente a un tigre?

Ejemplo:

  • El miedo convierte en extraños a aquellos que, de otra manera, podrían ser amigos. 
  • El miedo convierte a grandes oportunidades en fracasos mentales.
  • El miedo convierte en simples sueños, a ideas que pudieron ser determinantes.  
  • El miedo convierte a un emprendimiento en un costal de anhelos irrealizables. 

2- El miedo que motiva

Este es el miedo  que visto desde la perspectiva adecuada, puede llegar a ser nuestro mejor aliado. Como podrás deducir, esta clase de miedo lo que genera es una alerta que nos motiva a actuar, a movernos, a tomar acción, porque de una manera u otra, ese escenario imaginario que nos anticipa, no estamos dispuestos a tolerarlo ni sumergirnos en él. 

Es como si nos pusieran un cohete en la espalda del cual no nos vamos a dejar alcanzar.

Ejemplo: 

  • Si te van a echar de casa, de la oficina o del estudio por falta de pago, te mueves.
  • Si vas a perder lo que tanto te costó lograrlo, te mueves.
  • Si vas a perder un vuelo y no tienes dinero para pagar otro, corres.
  • Si vas a perder tu salud por tus hábitos, cambias.

Es esa sensación que te motiva a no entrar a una situación donde no deseas estar.

Así las cosas, puedes decirle directamente a tu cerebro que ya sabes lo que hace en ti, que ahora las reglas van a cambiar y que el control lo tienes tú.

El reto: en las próximas 24 horas, haz una sola cosa de la cual sueles huir, haz algo que le temas por pequeño que sea y comprueba que el miedo está en tu mente y no en el exterior.

El miedo a emprender no se crea por lo que nos rodea, un pensamiento no es real hasta que hagamos todo lo necesario para que así sea.

Si identificas a qué le tienes miedo, lo ubicas y lo anticipas, lo vuelves una motivación.

Es normal sentir temor y pasar momentos de incertidumbre, lo que no es sano ni normal es dejar que el miedo nos paralice y dejar de disfrutar lo mejor de nuestra vida.

Recuerda: el Miedo no quiere dejarte hacer nada, porque es la manera que garantiza que te mantengas a salvo, no es tan malo, pero sí improductivo!

No dejes que te paralice, identifica tus miedos y vuelvelos energía positiva y proactiva. 

Y si sigues con miedo, inténtalo una y otra vez hasta que el miedo te tenga miedo!
Gracias por valorar la información
5/5